En estos tiempos que corren, uno de los principales desafíos que tienen las empresas es pese a la baja del consumo, mantener a flote los costos fijos y en la medida de lo posible, obtener ganancias. Lo primero que se suele hacer es recortar gastos en promoción, lo que nos vuelve totalmente dependientes de nuestros clientes actuales ya que renunciamos a la captación de nuevos clientes. Por lo general el segundo paso es el recorte de personal y lamentablemente una vez que entramos en ese espiral, es muy difícil recuperarse solo, sin que cambie drásticamente el mercado. En definitiva, nos jugamos a aguantar que pase el temporal y sobrevivir con la menor cantidad de perdidas posible.

Sin embargo, hay otras opciones que nos pueden ayudar, no solo a recortar los costos fijos, que en las épocas de recesión son los que se cargan la economía de las empresas, sino a generar más ingresos, para eso debemos planificar y reorganizar los recursos disponibles en la compañía de modo que se puedan conseguir los objetivos marcados de la forma más eficiente posible, reduciendo los costos y aumentando los beneficios.

Así, la optimización debe desarrollarse en todos los tipos de recursos empresariales, que se clasifican en: Humanos, Materiales, Financieros y Tecnológicos. Ahora bien, a la hora de llevar a cabo una estrategia sobre cómo optimizar los recursos en una empresa, es muy importante que los directivos desarrollen los siguientes pasos:

Definir los objetivos. Para descubrir cómo conseguir algo de forma más eficaz, primero hay que tener muy claro qué es lo que se quiere lograr. Por ello, la primera misión de los directivos será concretar las metas de la empresa.

Evaluar los recursos y procesos. Recopilar toda la información disponible sobre el funcionamiento de la compañía es clave. Para ello, la compañía debe realizar un exhaustivo análisis a partir de indicadores de gestión, de calidad y de procesos. Y también tener claro cual es el proceso de compra del cliente, en que etapa del mismo se acercan a nosotros y como podemos adelantarnos a la competencia antes de la toma de decisión.

Identificar las debilidades. ¿Qué está fallando? La clave para la mejora continua de la organización es localizar las áreas de mejora críticas. Por ejemplo, la empresa puede estar centrando sus esfuerzos en crear nuevos productos o promociones, cuando el problema de la bajada de ventas proviene por un mal servicio postventa.

Planificar las acciones. Tras determinar el estado de la empresa y los objetivos, el siguiente paso consiste en concretar las medidas que se van a poner en marcha para ello. Por ejemplo, si hemos detectado un alto costo en las visitas del departamento de ventas a grandes clientes, podremos solventar este punto con la creación de medios online para que puedan realizar los pedidos semanalmente, aunque el vendedor los visite una vez por mes.

Revisar los resultados. El trabajo no termina con la ejecución de las estrategias, sino que saber cómo optimizar los recursos de una empresa es un proceso constante y cíclico, en InfinitOCreativos implementamos un conjunto de procesos de gestión y de análisis orientados a incrementar el rendimiento y dinamizar el desarrollo del negocio de nuestros clientes. Se trata de un conjunto de acciones tácticas orientadas a conseguir los objetivos de negocio previamente establecidos. Definimos la estrategia de negocio de la empresa y el posicionamiento de cada unidad de negocio para construir una hoja de ruta que permita a nuestros clientes crecer rápidamente y de forma estable, consolidándose como líderes en su área.

Nuestro equipo se encarga de realizar una exhaustiva auditoría para detectar las necesidades y establecer los objetivos e hitos a alcanzar a través de un Plan Estratégico operativo.

Para más información, no dude en consultarnos y solicitar una entrevista sin costo para evaluar sus necesidades y como podemos ayudarle visitando nuestra web, www.infinitocreativos.com o a través del mail: infinito@infinitocreativos.com.ar.